Dos niñas fueron víctimas de un hecho de inseguridad a plena luz del día cuando fueron abordadas por dos motochorros quienes les arrebataron un celular.

Matías Rodríguez, papá de una de las menores, relató a Río Hondo News lo ocurrido.
Las niñas se encontraban jugando a las 18.40 hs. en la esquina de Ejército del Norte y Taboada cuando dos personas de aspecto muy joven se encontraban paradas en una moto.

Aparentemente los motochorros estaban observando a las niñas. Repentinamente, y sin detener la moto, se acercaron a ellas y le arrebataron el celular. La niña se resistió, pero el malviviente sin importarle nada la arrastró varios metros hasta que logró sustraerle el artefacto.

La menor sufrió raspaduras en su cuerpo al ser arrastrada.

“Somos gente que trabaja y nos cuesta mucho adquirir estas cosas”, indicó con desazón el padre.

El teléfono era un Motorola E6 con una funda rosa, que como dijo Rodríguez quedó a un segundo plano porque lo fundamental es la seguridad de las niñas.

Una de las víctimas quedó con ataques de angustia y llanto a partir de lo sucedido.