La inseguridad, uno de los principales reclamos de la ciudadanía, según todos los sondeos, se convierte cada vez más en uno de los ejes de la disputa electoral. El ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández, arriesgo una previsión, al menos temeraria, sobre el escenario social en el caso de que la oposición gane las próximas elecciones.

«Lo que se puede ver ahora es quiénes contra quiénes van a competir. Vemos un grupo de gente que tiene cero formación, con vocación por el agravio y por lastimar, y todo lo que propone saldría únicamente con represión. Las calles regadas de sangre y muertos van a producir si tuvieran la posibilidad de llegar ser Gobierno», advirtió Fernández en una entrevista con C5N.

Las palabras del jefe de la Cartera de Seguridad se producen 10 días días después de las protestas de colectiveros por el crimen del chofer Daniel Barrientos en La Matanza, donde Sergio Berni fue agredido y luego de que el gobernador Axel Kicillof sugiriera -tras hablar con Cristina Kirchner- con que podría haber un móvil político detrás de ese crimen. Funcionarios nacionales como Fernando Navarro, habían puesto en dudas esa teoría.

«No soy muy afecto a analizar la política de la oposición. Lo que no puedo evitar es mirar el grado de locura con el cual se exhiben las ideas de cada uno de los segmentos que representa esa derecha. Todo eso sería posible con un enorme nivel de represión que no hay país que lo tolere. Sería imposible llegar a ese punto», expresión.

Fernández, que este martes estuvo reunido con Berni después de semanas de enfrentamiento entre la Nación y la Provincia por el envío de gendarmes al Conurbano. «Durante toda la vida han llegado a las gestiones con una izquierda perfumada. Votaban por izquierda y gobernaban por derecha. En algún momento se rompe ese esquema y se presentan ahora sí a cara descubierta, con esas ideas que son absolutamente esquizofrénicas y sin ningún pensamiento. Si esa es su vocación, solo cierra con una enorme represión donde va a haber sangre, donde va a haber muertos», vaticinó.