En los últimos meses se han reportado varios casos preocupantes de robos en viviendas, algunos de los cuales fueron denunciados por vecinos de las zonas afectadas. Los ladrones, en ocasiones, ingresaron a casas que se encontraban deshabitadas y se llevaron diversos bienes, lo que ha generado gran inquietud en la comunidad. La frecuencia de estos incidentes está llamando la atención.

En el primero de los casos la Policía y la Fiscalía de Las Termas de Río Hondo investigan la denuncia radicada por un joven, el cual manifestó que estaba al cuidado de la casa de su madrina en calle 9 de Julio de esa ciudad. De acuerdo con lo manifestado por fuentes policiales y judiciales, ayer en horas de la mañana, se presentó en la Comisaría 50 un joven de 23 años de apellido Palomino, quien reveló que estaba a cargo del cuidado de una casa de su madrina, en 9 de Julio al 500.

Siguiendo con su relato, Palomino se habría trasladado hasta el inmueble el miércoles en la noche y al llegar, descubrió que la puerta delantera había sido violentada. Al inspeccionar el interior, pudo determinar que él o los delincuentes sustrajeron dos bombas de agua y una garrafa amarilla, aunque no descartaba que puedan faltar otros bienes.

El joven que reside en el barrio Toro Yacu, manifestó que realizó averiguaciones por su cuenta, pero que ningún vecino había visto o escuchado nada extraño. Tampoco habría cámaras de seguridad que puedan aportar alguna imagen que permita obtener alguna pista de los delincuentes. El hecho fue informado al fiscal de turno, Dr. Emanuel Sabater, el cual dispuso que se lleven a cabo las averiguaciones correspondientes para dar con los autores y recuperar los bienes.

OTRA DENUNCIA EN VILLA BALNEARIA

En otro hecho delictivo, un vecino de Villa Balnearia denunció que le sustrajeron bienes de una vivienda deshabitada.

La denuncia fue radicada en la Comisaria 57 por Enrique Sánchez (40) domiciliado en La Aguada, departamento Río Hondo, quien contó que tiene otra propiedad ubicada en calle Constitución y Prolongación de Las Termas, deshabitada en la actualidad, pero a la que suele visitar cada vez que puede.

En ese sentido mencionó que, tras dos semanas de ausencia por la zona, el miércoles cerca de las 21, en compañía de su pareja e hijos se apersonó por el Iugar. Allí notaron que personas desconocidas ingresaron a su propiedad tras violentar una puerta de madera del fondo. Una vez dentro se apoderaron de un acondicionador de aíre, un televisor, ropa de cama, acolchados, juegos de vajillas.

El damnificado no sabe cuándo ni quiénes pudieron haber sido los autores del hecho ilícito. El damnificado contó que hacía varios días que, por cuestiones de trabajo, no se presentaba en el lugar para controlar sus pertenencias.