El adelanto de la autopsia indicaría que respiró al nacer y falleció por asfixia. Además, descartó que tuviera lesiones que le podrían haber provocado la muerte. La supuesta parturienta será indagada en las próximas horas.

Según revelaron a EL LIBERAL fuentes policiales y judiciales cercanas a la investigación, los forenses que examinaron a la pequeña indicaron que «nació viva», que fue capaz de respirar, que no tenía lesiones en su cuerpo que le pudieran haber provocado la muerte y que la causa del fallecimiento fue por asfixia.

Si bien la Unidad Fiscal de La Banda —representada por el Dr. Hugo Herrera (fiscal de turno) y el Dr. Pedro Ibáñez de la Unidad de Violencia de Género e Intrafamiliar— aún aguarda el informe completo de la necropsia, los primeros resultados indicarían que se trató de un homicidio.

Los profesionales que revisaron el cuerpo de la pequeña indicaron que se trataba de una nena de entre 8 y 9 meses de gestación, es decir un embarazo a término, que llevaba más de 24 horas sin vida. En estos días la Fiscalía podrá acceder al escrito completo y pormenorizado lo que indicará los pasos a seguir en contra de una mujer: la única detenida que tiene la causa y la supuesta madre de la bebé fallecida.

Sobre este punto, y tal como lo adelantó EL LIBERAL en exclusiva en su edición de ayer, la sospechosa fue detenida por orden del Dr. Carlos Ordóñez Ducca —juez de Control y Garantías— sobre la base de un testimonio clave.

Una vecina habría dejado entrever que en la propiedad donde se encontró el cuerpo residía una joven que podrían estar embarazada, y que al momento en que los investigadores realizaron los trabajos de rigor en el lugar no estaba en la casa.

De inmediato los efectivos de la División Homicidios y Delitos Complejos de La Banda —quienes estaban a cargo de las averiguaciones— comenzaron la búsqueda de la mujer, la que fue hallada en la vía pública.

Rápidamente fue trasladada al Centro de Salud Banda y más tarde derivada al Hospital Regional —más precisamente al área de Ginecología— donde la realizaron exámenes médicos y establecieron que no necesitaba estar internada.

Más tarde la mujer —una pastelera de 25 años, que además tiene un hijo de 8 años— quedó alojada en la Alcaidía de Mujeres del barrio El Rincón de La Banda.

En las próximas horas la Fiscalía bandeña citará a todos los familiares de la detenida, quienes residían con ella, para tomar declaración testimonial.

Extraoficialmente se supo que habrían dicho que no sabían del embarazo.

Cabe remarcar que el cadáver de la beba fue hallado por un niño de 6 años —hijo de la hermana de la acusada— cuando jugaba con su primo, que sería hermanito de la pequeña asesinada.

La vio «morada» y la enterró

Si bien hasta el momento la pastelera detenida por los efectivos de la División Homicidios de La Banda no fue indagada por la Justicia bandeña —medida que se llevaría a cabo en las próximas horas— se supo que habría dejado entrever los motivos por el que cometió el brutal hecho.

Fuentes judiciales y policiales revelaron a EL LIBERAL que al momento de informarle la orden de detención en su contra la mujer atinó a excusarse diciendo que «no sabía que estaba embarazada».

Además habría vociferado que la enterró en el fondo de la casa donde vive con sus padres porque la vio «morada» y que no reaccionaba.

Vale aclarar que tales dichos no son válidos ante la Justicia, hasta tanto ella sea interrogada por la Fiscalía que continuará con la investigación, presumiblemente la Unidad de Violencia de Género e Intrafamiliar.