Los jubilados y pensionados que cobran los haberes mínimos recibirán un bono de 55.000 pesos en enero, según adelantó una alta fuente de la Casa Rosada. Sin embargo, mientras el Poder Ejecutivo espera que el Congreso apruebe el paquete de leyes en donde se incluye modificar la fórmula de actualización previsional, el vocero presidencial Manuel Adorni puso en duda el cobro del bono para febrero.

El bono de febrero de $55.000, en tanto, quedó sujeto a la aprobación de la Ley ómnibus por parte del Congreso en sesiones extraordinarias, con el objetivo de avanzar en el recorte general del gasto público.

“Con el actual sistema el jubilado pierde mucho más”, dado que el ajuste inflacionario lo perciben con un retraso de 3 meses. En tanto, se están estudiando mecanismos “para que no pierdan poder adquisitivo las jubilaciones”.

En fuentes oficiales se reconoce que “es complejo” definir un nuevo sistema de ajuste, pero señalan que en el mientras tanto evalúan alternativas para que no se acentúe el deterioro de los ingresos de la clase pasiva. Al respecto, una posibilidad podría ser ajustar estos haberes en función de la inflación pasada y en forma mensual, para evitar un mayor deterioro.

Al respecto, fuentes del Ministerio de Economía evalúan que durante los próximos meses la inflación continuará en niveles elevados, dado que se está produciendo un proceso de reacomodamiento de precios relativos. Las últimas estimaciones de las consultoras privadas anticipan que el índice de precios al consumidor registraría en el mes en curso una suba del orden del 25 al 30%.Un elemento a tener en cuenta, en este sentido, es que a partir de enero comenzará el proceso de recomposición de las tarifas públicas, según adelantan en el Palacio de Hacienda.