Durante la reunión mantenida este martes 30 de agosto, en la sede de calle Matheu 130 de Capital Federal, el Consejo Nacional del Partido Justicialista en pleno decidió llevar adelante una serie de acciones a lo largo y a lo ancho del país, para apoyar a Cristina Kirchner frente a lo que consideran que es “una embestida de la Justicia” contra la vicepresidenta.

Precisamente el cónclave de hoy, que entre otras autoridades contó con la presencia del Presidente de la Nación, Alberto Fernández; el Jefe de Gabinete, Juan Manzur; el ministro del Interior, Eduardo Wado de Pedro; y el senador nacional José Emilio Neder por Santiago del Estero, se llevó adelante con el fin de coordinar las actividades que se están realizando por parte de la militancia, ordenando las consignas y acciones a través de una estrategia política que las articule.

En tal sentido, es decisión del Consejo Nacional agendar una serie de reuniones por las provincias, para transmitir y a su vez recibir el mensaje de la militancia con respecto a la situación.

Por ello, se resolvió visitar en primer lugar la provincia de Santiago del Estero, donde el próximo viernes 9 de septiembre tendrá lugar la reunión plenaria del Consejo Nacional del PJ y del Frente de Todos.

Durante el encuentro, donde además se contó con la adhesión en forma virtual de destacados dirigentes políticos del extranjero como los ex presidentes de España, José Luis Zapatero; y de Colombia, Ernesto Samper; entre otros; también se expresó la solidaridad con la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, “ante el hostigamiento, persecución política, judicial y mediática contra su persona y su familia, con ausencia de pruebas, parcialidad por parte del tribunal y vulneración del principio de inocencia”.

Asimismo, se rechazó “la detención de personas por manifestar una idea política, como sucedió con militantes y dirigentes que habían concurrido la semana pasada a expresar su apoyo a la vicepresidenta. Las amenazas expresadas por integrantes de las fuerzas de seguridad de la ciudad de Buenos Aires nos retrotraen a los años más oscuros del pasado reciente. No existe circunstancia que justifique la partidización de las fuerzas de seguridad en su accionar”, consideraron en su análisis.