Una multitudinaria movilizacion al grito de Justicia tuvo lugar en la noche de este miercoles exigiendo el esclarecimiento por la muerte de Antonio “Angui” Incze, un joven termeño fallecido el fin de semana pasado en la ciudad de Santiago del Estero luego de pasar varias semanas en agonia por fuertes golpes que tenia en el cuerpo.

Angui fue encontrado con golpes en la puerta de su casa a las 3 de la mañana del pasado 9 de julio. Desde alli comienza una sucesion de situaciones sumamente estresantes para su familia que culminaron de la peor manera cuando Angui falleció el pasado sabado.

La marcha del miercoles tuvo a una importante convocatoria en la plaza Islas Malvinas (a pocos metros de la casa de Incze) y se pudo ver a muchas familias que formaron parte de la movilización. Desde alli recorrieron varios puntos de la ciudad haciendo paradas en diferentes cuadras. Una de ellas fue en la avenida Juan B. Alberdi, al frente del Hotel Panamericano, propiedad del empresario Domingo Gattella. Alli la multitud pidio justicia nuevamente, Tambien allí Maura Mediavilla, hermana de Angui confirmó que él estuvo en ese hotel horas antes de que haya sido enontrado inconsciente .

En la parte final del recorrido fueron los momentos mas cargados emocionalmente. “Somos 3 mujeres solas”, dijeron las hermanas de Angui, Maura e Ingrid, y su madre, Berta Sayago, quienes consternadas por la perdida que le toca llevar, pidieron a las autoridades judiciales un esclareicmiento.

“Mi hermano muestra otros golpes que la fiscal dice que no tiene y eso es lo mas llamativo de todo . Muestra contusiones en el tórax y hematomas en todo el cuerpo . Llama mucho la atención que ella diga que solamente se cayó”.

“Al no haber una justicia autónoma todo se prestat a a la duda. Lo que queremos es que haya un perito de partes”, exigieron.

Berta, la madre de “Angui”, superada por la situación agradeció en medio de conmovedores llantos a la gente que se acercó.

“No se porque le hicieron esto. Lo dejaron tirado no había ni una ambulancia ni la Policía. Él (por su hijo) no era maldad, él era broma, era chiste, hacía reír a todo el mundo. Mi hijo era muy querido. No le deseo perder un hijo a nadie”.