La denuncia fue realizada en conferencia de prensa por los hijos de Rojas, Natalia, Fernando y Mónica; quienes estuvieron acompañados de su abogado Iván Sarquis.

En febrero, Fernando Rojas ya había presentado una denuncia por el supuesto delito de «encubrimiento» en contra de «autores desconocidos» , en la causa que investiga la muerte de su padre.

«Convocamos a la prensa para poner en evidencia todo lo que está pasando, la manera maliciosa y falaz que pretendió ocultar la verdad de la muerte de nuestro padre», dijo Natalia.

«A la familia la justicia nos mintió, como al pueblo catamarqueño también, a la familia se le dijo que mi papá murió de una caída, que murió solo, que no había violencia, que no faltaba nada, que se había ido en paz», afirmó.

Y puntualizó: «Ahora sabemos que papá no se cayó, que no se desmayó, no tuvo un infarto. Papá fue brutalmente golpeado, lo tuvieron de rodillas y lo golpearon, le reventaron el rostro, la boca, le reventaron un ojo, lo tuvieron de rodillas y así lo ultimaron rompiéndole la base del cráneo le hicieron una abertura de extremo a extremo, lo arrastraron y lo tiraron en el patio».

A su vez, aseguró «los que lo asesinaron, limpiaron la escena, lo rompieron todo y lo dejaron tirado» y «luego llegó la policía, el cuerpo forense la fiscalía y esto fue lo que encontraron».

Seguidamente, Fernando mostró a la prensa una serie de fotos del cadáver de su padre que constan en el expediente y en las que se podía ver el rostro desfigurado y marcas de violencia en el cuerpo del ministro.

«Y dijeron que estaban ante una muerte natural, y es mentira. Vergüenza debería darles, mentirle a la familia así», continuó Natalia.

Dijo que quieren que «la justicia rinda cuentas de semejante maniobra» y que «los involucrados estén presos».

«Si la justicia los va encubrir y proteger no nos importa, nosotros no nos vamos a quedar callados en Catamarca tiene que haber justicia», concluyó.

Por su parte, Sarquis, afirmó que los datos aportados por los hijos «surgen de informes oficiales de la autopsia, de ampliaciones que hizo el Cuerpo Interdisciplinario Forense».

«Con esta manifestación queremos dejar claro que estamos ante una evidente maniobra de encubrimiento del homicidio», aseguró el letrado.

Y en ese sentido indicó: «La familia no solo pretende a los autores del homicidio, a los autores intelectuales del homicidio, sino también a los autores intelectuales del encubrimiento y a los autores materiales del encubrimiento.»

«Queremos saber cuál es el nivel de encubrimiento, alguien ha tomado una determinación de que esto no se sepa», continuó.

Sarquis también detalló que, «según lo que surge de las pericias oficiales a Juan Carlos Rojas lo habrían tenido de rodillas al menos en cuatro oportunidades, le han dado golpes, para finalmente darle el último golpe que es el que lo liquida».

«Entendemos que hay plausibilidad de que haya sido interrogado, de que haya sido torturado, las huellas que existen en el rostro manifiestan eso», señaló Sarquis.

«Entendemos que estamos ante una situación de concatenación congruente entre la acción de aquellos que lo han asesinado a Juan Carlos con la situación posterior de la policía y del ministerio público, y eso es lo que públicamente la familia quiere que se investigue y que se desentrañe», añadió.

Finalmente, Sarquis se refirió a la única imputada por el crimen, Silvina Nieva, respecto de quien dijo creer que «hay pocos elementos que la involucran».

«No nos sorprendería que estuviéramos ante una imputada que se la ha plantado en la escena. No queremos perejiles, no queremos gente inocente sufriendo como esta sufriendo la familia queremos el esclarecimiento del hecho», concluyó.

En tanto, fuentes judiciales informaron que el fiscal de la causa, Hugo Costilla, citó a declarar a la ministra de Seguridad de Catamarca, Fabiola Segura; y al exjefe de la Policía de la provincia, el comisario Ángel Agüero.

A su vez, fuerzas federales se sumaron a la investigación por pedido del Ministerio Público Fiscal.

Rojas (73) fue encontrado muerto por su hijo el domingo 4 de diciembre de 2022 al mediodía, tirado en el patio de su casa, pero la data de muerte se estimó en el día anterior al hallazgo.

Si bien en un primer momento fuentes oficiales señalaron que Rojas había fallecido por causas naturales, la investigación dio un vuelco cuando se conoció el resultado la segunda autopsia, que determinó que el funcionario provincial había sido asesinado.

Por el hecho, Nieva, una exempleada de la víctima, fue imputada por «homicidio doblemente calificado por mediar relación de pareja y por alevosía» por el fiscal de Instrucción 2, Laureano Palacios, quien posteriormente fue apartado de la investigación por presuntas irregularidades, por lo que fue reemplazado por Costilla.

Luego se solicitó un jury para Palacios por «mal desempeño de sus funciones y falta grave o hechos que pudieran constituir delito en ocasión del ejercicio de sus funciones» y la «ignorancia inexcusable del derecho», ante lo cual, el Tribunal de Enjuiciamiento a Magistrados de Catamarca consideró admisible la acusación y se dio curso al inicio del proceso. (Télam)