Un tucumano dejó deudas en Las Termas y “desapareció” mientras se encontraba de vacaciones, alojado en un hotel del casco céntrico, según consta en la denuncia realizada por el damnificado.

Sobre el acusado pesa una denuncia realizada por Diego Doglioli (44) dueño de un bar ubicado en inmediaciones de Rivadavia y Caseros del barrio Centro, quien acusó a un hombre oriundo de Tucumán de marcharse sin pagar una deuda.

Según consta en la denuncia que realizó el comerciante, en los primeros días del mes de diciembre del año pasado comenzó a tener contacto con el acusado, de apellido Racedo, residente en el barrio Santo Cristo, en la Banda de Río Salí.

El damnificado explicó que desde entonces el acusado comenzó a ser cliente del lugar, abonando en efectivo. Él lo consideraba un buen cliente. Una vez le manifestó que era dueño de una empresa de construcción.

A raíz de la confianza que habían entablado, el día 27 de diciembre Recedo le preguntó a la víctima si le podía abrir una cuenta, la cual iba a pagar cada 7 días, a lo que el comerciante accedió.

El día 10 de enero Doglioli notó que a nombre del acusado había 33 compras impagas, deuda que ascendía a los $469.800. La víctima, quien realizó la denuncia días atrás contó que el acusado ya no frecuentaba su bar desde hacía más de 7 días.

Según consta en la denuncia de la víctima, se comunicó telefónicamente con el tucumano quien le manifestó que ya se presentaría a pagar la deuda, pero nunca lo hizo.

Ante esta situación el comerciante fue hasta el hotel donde el acusado se hospedaba, a pocos metros de su bar.

Allí el encargado le manifestó que éste ya que se había retirado y que también los había estafado ya que abandonó el lugar sin pagar la deuda que había generado.

Ante los dichos de la víctima, los uniformados alertaron de lo sucedido al Dr. Emanuel Sabater, fiscal de turno, quien ordenó medidas.

Fuente El Liberal