La secretaria de Energía, Flavia Royon, confirmó este viernes que habrá nuevos aumentos en las facturas de luz por el impacto de la devaluación que aplicó el Gobierno tras las PASO.

«Vamos a estudiar la semana cómo la devaluación afecta el costo de la energía eléctrica y va a haber una actualización», señaló en diálogo con Radio Mitre.

En este sentido, la funcionaria recordó que «a partir del 1 de mayo se retiraron los subsidios a aquellos hogares que no pidieron el subsidios o a los segmentos de altos ingresos», lo que ahora se va a sumar este nuevo aumento.

Clarín dio cuenta que las últimas facturas que recibieron los usuarios en distintas partes del país vinieron con incrementos que, en algunos casos, fueron superiores al 400%.

En el Gobierno ya habían adelantado la posibilidad de nuevos aumentos el día después de las PASO. Como informó Clarín, en el Ministerio de Economía que encabeza Sergio Massa pensaban en compensar el impacto del salto del 21% en el dólar oficial que se dispuso el día después de los comicios.

«Las tarifas han tenido sus ajustes, ahora habrá que analizar el impacto del costo monómico de la energía producto de la devaluación simplemente para que no se desfajasen nuevamente los subsidios», señalaron fuentes del Ministerio de Economía.

En los últimos 12 meses, las tarifas de luz subieron hasta un 500% en el AMBA y las de gas hasta 170% por la quita de subsidios. Las última suba, la quinta en lo que va del año, fue en agosto y generó reclamos de usuarios. Esto le permitió en el primer semestre del año reducir las transferencias al sector energético a US$ 6.576 millones, después de acumular US$ 12.000 millones en todo 2022.

La suba del dólar volverá a impactar en subsidios. «El 90% del costo de generación eléctrico es en dólares», señaló Julián Rojo, del Instituto Argentino de Energía General Mosconi. «El costo baja en primavera por la menor demanda y debería bajar la tarifa, no debería haber un cambio tan grande. Hacia delante, sí», afirmó Nicolás Arceo, director de Economía y Energía.

​A partir del martes 1° de agosto, los usuarios de mayores ingresos recibieron las nuevas boletas con tarifas ajustadas hasta en un 150% interanual. Muchos de los usuarios recibieron boletas de luz y gas con montos sorpresivamente altos, que llegaron a multiplicar varias veces lo pagado en el mismo mes del año pasado.

El impacto más importante fue para quienes perdieron los subsidios, producto del plan de «segmentación tarifaria» que el gobierno nacional aplicó de manera escalonada desde mediados de 2022.