Tras el impacto económico de las elecciones PASO en el país, la ciudad boliviana de Villazón, fronteriza con La Quiaca, dejó de recibir moneda argentina para cualquier tipo de operación.

Previo a la medida, un peso boliviano se vendía a $100 argentinos en las casas de cambio, una cifra insólita hasta el momento.