A dos años del avance del coronavirus en el país, muchos adolescentes siguen padeciendo problemas de salud mental, y las principales huellas son trastornos de pánico, angustia, tristeza, cansancio, malhumor y falta de concentración.

Así lo reveló la doctora María del Carmen Tinari, especialista en adolescencia, quien lamentó que «durante la pandemia no se pensó en los chicos», y aún hoy se están viendo las consecuencias.

«Todo lo que es salud mental, se está viendo afectadísima, se está viendo ahora el resultado de lo que les causó la pandemia a los chicos. Han crecido las consultas por trastorno de pánico, angustia, tristeza. No podemos dejar de pensar que estuvieron dos años encerrados, nadie pensó en los chicos. El adulto salía a hacer las compras, pero el chico quedaba adentro», analizó la profesional.

Dijo que esa situación «les generó miedo, no quisieron volver a la escuela, las docentes me lo dicen, y se ha dado un aumento muy importante de estos trastornos».

«Estamos viendo los vestigios de lo que pasó, quedaron con miedos, muchos han perdido familiares, esa situación traumática de la higiene, el no poder salir, no poder tocar nada porque la abuela está enferma, porque pueden contagiarse los mayores. Y le está pasando a personas sanas, chicos que nunca habían tenido este tipo de trastornos», acentuó la doctora Tinari.

Respecto de la franca etaria que más está padeciendo estos trastornos, dijo que se trata de «niños y adolescentes de 12 años», porque los más grandes lo han manejado de otra manera.

«Pero no debemos perder de vista que los chicos de más edad, ya jóvenes, también han sufrido y están pasando mal. El 60% de los estudiantes universitarios han abandonado. No hace mucho hemos estado llamados por un centro de estudiantes junto a una psicóloga y una psicopedagoga, en un encuentro sobre salud mental y hemos visto que muchos se sienten mal», amplió la especialista.

Hay un alto porcentaje de trastornos diagnosticados

De acuerdo con las estimaciones de la agencia de la ONU para la infancia «un 13 por ciento de los adolescentes de entre 10 y 19 años padece un trastorno mental diagnosticado».

Y según la OMS, a nivel general, la pandemia provocó un aumento del 25 por ciento en la prevalencia de la ansiedad y la depresión en todo el mundo.

«Sin lugar a dudas, junto a los adultos mayores, los jóvenes han sido los más perjudicados, básicamente porque la pubertad como despertar sexual implica el encuentro de algo desconocido, el goce del propio cuerpo, y la vía para tramitarlo es en el mejor de los casos la exogámica, salir de la esfera familiar. En ese tiempo en el que el joven se encuentra con lo real sexual le es vital tomar distancia de sus padres», indican especialistas de la OMS.

Reveladores datos de la Cruz Roja Argentina

Un reciente informe de Cruz Roja revela que más de la mitad de los adolescentes argentinos consultados (53 por ciento) vio afectado su bienestar emocional desde el comienzo de la pandemia.

Se les consultó si sufrían diferentes emociones con mayor, igual o menor intensidad que antes del comienzo de la pandemia.

Datos

Los resultados, en relación a mayor intensidad, fueron los siguientes: cansancio, 47 por ciento; malhumor, 43; problemas de concentración, 33; ansiedad, 32; problemas para dormir, 32; tristeza, 29; miedo, 25; dolor de cabeza, 20.

Se construyó un indicador que permite identificar el porcentaje de encuestados que observó que al menos un aspecto emocional empeoró: el número total es 53 por ciento.

Fuente El Liberal