La crisis económica y la devaluación de la moneda, así como la problemática de importación y los altos costos de los suministros, se han convertido en obstáculos críticos para la comunidad odontológica regional.

Entrevistado por el móvil de Cadena 3 Rosario en Viva la Radio, Raúl Lalin, secretario del colegio de odontólogos de la segunda circunscripción, arrojó luz sobre los desafíos económicos que afectan a su rubro y los complican en el día a día del hacer profesional.

«Hoy por hoy creemos que la remesa de productos está entrando. Lo que no sabemos es si están todos en los almacenes y por qué no los quieren vender. Tenemos una certeza, más que una duda. Hay una situación de especulación. En todo esto se está especulando», destacó.

Además de los desafíos relacionados con la importación, el secretario del colegio señaló que las obras sociales y las empresas de medicina prepaga no están actualizando los valores de la odontología a los prestadores, lo que está generando dificultades financieras para los profesionales. Esta falta de actualización de tarifas y la carga impositiva han dejado a los odontólogos en una posición difícil para mantener sus prácticas y brindar servicios de calidad a sus pacientes.

“Lamentablemente, si no se traslada al usuario, al paciente de esta manera, queda un bache entre el costo que tiene que poner el odontólogo y lo que le llega de la obra social. Sí, el traslado al afiliado nosotros lo que menos queremos. Sabemos que el sistema de salud tiene su recurso como para atender todo este tipo de cosas y no lo está haciendo en la medida que corresponde. La odontología es una práctica bastante costosa”, refirió.

Una de las soluciones propuestas por el colegio de odontólogos es la implementación de un coseguro en consultorio. Según Lalin, este enfoque permitiría a los profesionales recibir pagos parciales de manera inmediata para afrontar los costos de los materiales y garantizar la continuidad de la atención a los pacientes.

«También hay que revisar de que en el arancel muchos quieren cubrir cosas demasiado costosas y totalmente necesarias para un plan básico, y en esto es de lo que estamos dispuestos y hemos acercado muchas propuestas», afirmó Lalin.

Y concluyó: «Si el Estado no pone reglas claras y también garantiza que haya una canasta mínima de insumos de anestesia, de agujas, de descartables varios, eso si no lo garantiza y a un precio irrazonable, o sea primero que haya asistencia y otra que el precio sea el precio razonable, no se puede brindar el servicio así. Entonces estamos en una situación muy crítica».