El fiscal Martín Almirón investiga lo ocurrido anoche en el estadio de Gimnasia y Esgrima La Plata con dos ejes: la aparente sobreventa de entradas (un posible “estrago culposo”) y la violencia institucional de parte de la Policía Bonaerense. Así lo informó a LA NACION una alta fuente judicial al tanto de la marcha de la causa.

Dentro de la línea de investigación relacionada con la actuación de la policía están reunidos distintos hechos; entre ellos, las lesiones al camarógrafo de TyC al que le disparó un efectivo mientras registraba la represión frente a la puerta del estadio, y episodios de abuso de autoridad, detalló la fuente, que informó que todos estos presuntos delitos estarían agravados por haber sido cometidos por agentes de las fuerzas de seguridad.

Anoche, personal de la Agencia de Prevención de la Violencia en el Deporte (APreViDe) y de la Policía Bonaerense revisaron las cámaras, pero según informaron fuentes de la causa a LA NACION lo hicieron “por su cuenta” porque la bonaerense ya está apartada “por escrito” de la investigación. Desde la madrugada, trabaja la División Búsqueda de Evidencia de la Superintendencia de Policía Científica, de la Policía Federal, en la revisión de lo sucedido anoche.

Fuentes policiales informaron que hasta el momento se secuestraron 450 cartuchos de escopetas y tres granadas de mano de gas lacrimógeno.

El fiscal Almirón, además, tomó los primeros testimonios y avanzará con nuevas declaraciones para determinar cómo funcionó la venta de entradas.

Como parte de la investigación está previsto que hoy se le realice la autopsia de César Regueiro, el hincha de Gimnasia que falleció en la cancha; según información preliminar, de un paro cardíaco. La autopsia se hará en Lomas de Zamora, en la morgue del Ministerio Público bonaerense.