Pasó casi un año y medio desde el inicio de los trabajos del Tramo III de la autopista que unirá Tucumán con Termas de Río Hondo (tres kilómetros) y se espera que transcurran unos 18 meses más para su finalización. Autoridades provinciales afirmaron que la obra, que fue blanco de reiterados ataques de la oposición en la campaña electoral, se está ejecutando. Sin embargo, reconocieron que los avances no se dan al ritmo o a los niveles deseados y que se están trabajando en readecuaciones presupuestarias a raíz de la devaluación, la inflación y de la pérdida de fluidez de los desembolsos de la Nación.

En el tercer piso de la Legislatura el vicegobernador y gobernador electo Osvaldo Jaldo encabezó una reunión con los miembros de la Cámara Tucumana de la Construcción, en la que se comprometió a apoyar su gestión en la obra pública. Al finalizar, aseguró que no hay obras paralizadas en la provincia y que están haciendo gestiones ante la Nación para agilizar las redeterminaciones de precios. “Las obras siguen llevando adelante, quizás muchas veces no al ritmo o los niveles de ejecución que tendrían que estar, pero se están ejecutando y no se paralizan”, expuso.

Tres tramos

La autopista a Termas de Río Hondo cuenta con tres trechos: Tramo III, de tres kilómetros, desde la rotonda de empalme de la ruta 9 (San Andrés) hasta el empalme con la Circunvalación; Tramo II, desde San Andrés a la estación de peaje La Florida (unos 60 kilómetros, en proceso de adjudicación); y Tramo I, de 17 kilómetros, hasta la capital santiagueña.

Consultado por la diferencia de los tiempos en la obra tucumana y en la santiagueña, Terán Nougués advirtió que el tramo Santiago-Termas se financia con fondos provinciales, en un convenio con la Nación. En cambio, la Provincia accedió a un financiamiento del BID. De todos modos, el funcionario advirtió que en la vecina provincia sólo avanzaron con los trabajos de movimiento de suelo. “No se avanzó con la parte de pavimento, que es la más costosa y la que está siendo más afectada”, dijo en relación a la variación de costos producto de la inflación y de la devaluación post PASO.

Complicaciones

El funcionario de la “Unidad Belgrano – Norte Grande” anticipó que la ejecución del Tramo II será complejo porque hay edificaciones que avanzaron sobre la vera de la ruta 9. Algo similar ocurrió en el tramo entre San Andrés y la Circunvalación, porque se demoraron las expropiaciones para el ensanchamiento del trazado y porque se debieron reubicar tendidos eléctricos entre otras vicisitudes.

En marzo, en la previa de las elecciones provinciales, Conorvial había solicitado que se neutralicen los plazos de obra por las trabas técnicas mencionadas previamente. Luego de algunas reuniones en Buenos Aires, la firma aceptó no neutralizar los trabajos ante el compromiso de que se aceleren los aspectos técnicos. En el medio se desató una fuerte controversia política que se aplacó luego de los comicios.