El 29 de septiembre de conmemoró el Día del Corazón, oportunidad en la que se hizo un especial llamado a la comunidad para tomar los recaudos necesarios a fin de prevenir enfermedades coronarias. Se hizo fundamental esta petición, debido a la gran cantidad de pacientes hipertensos y con otras patologías del corazón, diagnosticados a causa de la falta de controles periódicos.

El Dr. Luis Orellana, reconocido médico cardiólogo del medio y referente del Área de Prevención de Enfermedades Crónicas del Ministerio de Salud, en diálogo con EL LIBERAL indicó que «este año, en el marco de las actividades que realizamos por el Día el Corazón decidimos mandar un mensaje más optimista a la población, sobre la importancia de la prevención. En ese sentido informamos que la mayoría de las enfermedades se pueden prevenir. Hoy las enfermedades más frecuentes en nuestra población son las insuficiencias cardíacas y las enfermedades de las arterias coronarias, como la cardiopatía isquémica».

Y remarcó: «La insuficiencia cardíaca generalmente es la incapacidad del corazón de hacer circular la sangre necesaria para que el organismo funcione bien. Hay que recordar que una de las funciones principales del corazón es hacer circular la sangre para todo el organismo, llevando los nutrientes y los oxígenos. El corazón tiene la capacidad de bombear más o menos 5 litros por cada minuto, para que nuestro organismo funcione bien. Y cuando hay insuficiencia cardíaca esa capacidad se va perdiendo».

Orellana indicó que hay motivos por el que aparece una insuficiencia cardíaca, y el principal es la hipertensión arterial, juntamente con las enfermedades de las arterias coronarias. El problema es que son enfermedades silenciosas, por falta de tratamiento adecuado o diagnóstico, que se da por la falta de control periódico. Esto lleva a que el corazón vaya perdiendo la capacidad del «volumen minuto», como se llama a la cantidad de sangre que se necesita para funcionar correctamente».

Por lo general, los síntomas empiezan con esfuerzos moderados, explica Orellana. «Se empiezan a sentir fatigas o falta de aire, y a medida que la insuficiencia aumenta, esa disnea puede ir progresando hasta presentarse en reposo. Generalmente se presenta a la noche, con una sensación de estar ahogado, con falta de aire que obliga a sentarse para poder respirar.

Otros síntomas son los edemas: hinchazón en los tobillos o los pies, generalmente por la tarde; dolor en la parte del hígado. Hay que estar atentos a todos estos, porque ayudarán a prevenir».

Cuáles son los síntomas más importantes

Por parte de la enfermedad coronaria, El Dr. Luis Orellana advirtió sobre los síntomas, y la necesidad de «hacerles caso a las señales.

«Los síntomas más importantes son el dolor en el pecho, la opresión que cuando nos quedamos quietos mejora. Esto también puede ir progresando y dar dolores incluso en el reposo. Esto pasa cuando la arteria se tapa o se complica por un trombo. Es lo que pasaba ante los cuadros de Covid, gripes o neumonías.»

Asimismo describió que también puede «aparecer un dolor que puede radiarse hacia el cuello, el maxilar inferior o brazo izquierdo».

Hay formas de prevenir las afecciones coronarias con simples pasos a seguir

El Dr. Orellana pidió tener mayor precaución «entre los que tienen más de 35 años, con factores de riesgo, si hay antecedentes en la familia, o si se fuma. Hay que tener cuidado con todo eso, porque 8 de cada 10 infartos se pueden prevenir». Y pidió «controlar periódicamente la presión arterial, el colesterol, la glucemia.

Hay que tener un plan de actividad física, de alimentación saludable y combatir el humo de tabaco. A eso hay que sumarle la reducción excesiva del alcohol, porque nuestro país está entre los primeros del mundo en consumo de alcohol».