La sequía y los intensos calores impactan en el embalse Río Hondo. «La situación está comprometida en cuanto a lo que se embalsó», expuso el subsecretario del Agua de la provincia.

Oscar Barron, explicó que en el período anterior de diciembre a abril, «pudimos embalsar todo los que esperábamos y que era posible acumular sin afectar la seguridad de la presa. Eso nos permitió cumplir en gran porcentaje con todos los planes de riego que teníamos para el 2022, que están finalizando en estos días. Estamos hoy 16 de noviembre (ayer), en una cota del embalse que está al mínimo prácticamente. A partir de ahora tenemos que recuperar lo que hemos destinado a riegos. Si llueve en la cuenca alta podremos seguir realizando riegos».

Recalcó que «en principio, no es lo prioritario el tema del riego. Lo prioritario es brindar agua en primer lugar a las represas, para que se puedan potabilizar; la segunda es brindar agua a los animales, al ganado, y en tercer lugar recién está el riego».

«Llegamos con lo justo hasta ahora. Siempre y cuando llueva y se junte agua comenzaremos a ver la planificación para el 2022-23», apuntó el funcionario.

Si continúa la sequía, «para el riego va a estar muy complicado; no sé cómo vamos a poder planificar los riegos que se hacen, los turnos de riegos. Sí tenemos agua en el dique para agua potable y ganado, con eso no hay problema», reiteró.

Con respecto a la fauna ictícola, recalcó que «en ningún momento dejamos de erogar menos de 45 metros cúbicos por segundo que nos permite tener el caudal ecológico asegurado hasta Córdoba, y dar agua a canales menores para la zona de Telares, de Pinto».

También indicó que se realizan periódicamente controles en el embalse a través de la Hidroeléctrica y del Instituto de Hidrobiología «Ing. Néstor René Ledesma», para detectar algún tipo de algas o indicios de mortandad de peces y que hasta el momento no hubo novedades.

Corte programado

Finalmente, dijo que hoy habrá un corte programado en la derivación de la presa, de 8.30 a 13, a pedido del Organismo Regulador de la Seguridad de Embalses y Presas (Orsep), para hacer un estudio con drones, de microgeodesia. «Es algo planificado, un estudio científico. Y a la una se reinicia la derogación», apuntó Barrón.