Parte de los Valles de Tafí se tiñeron de blanco cuando los copos de nieve cubrieron el suroeste de la villa veraniega, donde se registraron temperaturas inferiores a los cero grados. El manto se acumuló en las zonas conocidas como Las Carreras, Portezuelo y el Rincón.

En tanto, la villa de Tafí quedó cubierta por una fina capa de garrotillo. Ante esto, se generó gran expectativa entre los tucumanos, mucho más en las vísperas de vacaciones de invierno. Es que la nieve o el garrotillo acumulados son un gran incentivo para el turismo.

Cada vez que sucede este fenómeno suele ir gente de otras partes de Tucumán o de provincias vecinas a Tafí del Valle o al Mollar, bastante emocionadas por sacarse fotos y tener la experiencia de pisar la nieve. Y esta es una nueva oportunidad.