El calendario electoral de este año continúa con las dos instancias del debate presidencial, que se desarrollarán el domingo 1 de octubre en la Universidad Nacional de Santiago del Estero (Unse) y el domingo 8 de octubre en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Los cinco protagonistas de los debates serán Javier Milei, por La Libertad Avanza; Patricia Bullrich, por Juntos por el Cambio; Sergio Massa, por Unión por la Patria; Juan Schiaretti, por Hacemos por Nuestro País; y Myriam Bregman, por el Frente de Trabajadores de Izquierda-Unidad.

Qué se incorpora a los debates presidenciales 2023
«Buscamos que estos debates sean más dinámicos, más sorpresivo el sorteo de las preguntas, que tenga mayor agilidad, pero sobre todo, en un punto, en preguntarle a los candidatos no solamente qué van a hacer sino cómo lo van a hacer», afirmó el presidente de la CNE, Alberto Dalla Vía, en una entrevista con Télam.

Un ingrediente novedoso para los debates de este año es que tendrán «participación ciudadana», es decir que se podrá hacerle preguntas anticipadamente a los candidatos, que serán sorteadas.

«La ciudadanía tiene derecho al voto informado y tiene derecho a saber cómo van a ser las cosas también porque parecería que cuando uno escucha los discursos públicos en la Argentina estamos más o menos de acuerdo que tenemos que arreglar algunas cuestiones, la moneda, la economía; el tema es cómo se va a hacer eso», indicó el titular de la cámara.

Cómo funcionan los debates presidenciales
El Debate Presidencial es organizado por la Cámara Nacional Electoral (CNE), autoridad de aplicación de la ley 27.337 de 2016 que estableció la obligatoriedad de los mismos, y tiene la facultad para reglamentar todos los aspectos inherentes a su realización.

Los debates tienen la finalidad de «dar a conocer y debatir ante el electorado las plataformas electorales de los partidos, frentes o agrupaciones políticas». Son un derecho que tiene la ciudadanía para «conocer en un mismo momento y en un mismo lugar las propuestas de aquellos que aspiran a ocupar la presidencia de la Nación».

La normativa indica que los dos debates deben hacerse entre 20 y 7 días antes de la elección general y el tercero dentro de los 10 días anteriores al ballotage. Y que uno de ellos debe hacerse en el interior del país.

La Ley que estableció los debates obligatorios prevé que deben participar del debate todos los candidatos a presidente que superaron el 1,5% de los votos en las PASO y si un postulante se niega a participar recibe una sanción que consiste en no otorgarle espacios de publicidad para su campaña electoral en televisión y radio.

Además, el día del debate, el lugar físico que debía ocupar el candidato que se negó a participar debe quedar vacío para demostrar su ausencia.

En caso de que haya balotaje se realizará un tercer debate entre los dos candidatos más votados en las generales que participarán en la segunda vuelta. Ese debate debe hacerse dentro de los 10 días anteriores a la fecha de la elección, que está prevista para el domingo 19 de noviembre.