Parece ser que para los amigos de lo ajeno hay cada vez menos impedimentos para cometer ilícitos.

Ya no importa si es una iglesia o si está ubicada en pleno centro, el tema es que el ambiente de indefensión parece ser una constante.

Desde la Parroquia del Perpetuo Socorro dieron a conocer a través de un comunicado compartido en redes, un lamentable episodio que tristemente no es el primero.

El comunicado dice asi:

«Lamentamos compartir esta noticia, donde nuevamente intentaron ocasionar daño en nuestra parroquia. Afortunadamente, por gracia de Dios, no lograron el cometido.

Quienes obraron de mala manera, rompieron una reja y un candado, aparentemente con intenciones de distraer el motor del agua.

Invitamos a quienes actuaron así, a reflexionar sobre lo actuado, y pedimos a Dios que ilumine a estas personas para que puedan redimirse y encaminarse por el buen camino que nos propone nuestro Señor Jesucristo».