Asociaciones de bomberos voluntarios que prestan servicio en tramos de las rutas nacionales 9 y 34 que surcan territorio santiagueño y que están concesionadas a Corredores Viales SA, dejarían de hacerlo. Ello, debido al incumplimiento en el pago del canon mensual convenido entre las partes.

Esta situación alcanza a cinco asociaciones de bomberos voluntarios: Capital, Las Termas de Río Hondo, Añatuya, Fernández y Selva. Las deudas que tiene la firma concesionaria y que maneja los peajes en las rutas 9 y 34, van desde los dos meses hasta más de un año como es el caso de los bomberos de Selva, quienes tomaron una drástica decisión.

Alfredo García, integrante de la Jefatura del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Las Termas de Río Hondo y presidente de la Federación Provincial de Bomberos Voluntarios, dijo que la situación es crítica y que se repite en otras provincias.

Indicó que la deuda que mantiene Corredores Viales SA con las cinco asociaciones, es algo que se viene repitiendo con cada concesionaria que se hizo cargo de los peajes de la R9 y la R34. «Es una situación crónica y las empresas se van dejando deudas con los bomberos», señaló.

 

García dijo que a raíz de la importante deuda, peligra la prestación del servicio de los bomberos voluntarios que firmaron un convenio -de manera individual- con la concesionaria. Precisó que los servicios son asistencia en caso de accidentes de tránsito, apagar incendios en las banquinas -«algo que es reiterativo», apuntó-; y uso de ambulancias.

Aclaró que ante situaciones de accidentes graves, independientemente de la deuda que mantiene la concesionaria, los cuerpos de bomberos voluntarios se hacen presentes en las rutas nacionales para ayudar a las víctimas.

Explicó que el canon mensual que se debe pagar a los bomberos, surge del valor actualizado de un litro de combustible y la cantidad de kilómetros que debe cubrir cada asociación de bomberos. Agregó que debido a las distancias, los cánones varían desde los $ 150 mil a los $ 250 mil, por lo que es millonaria la deuda que mantiene la empresa que si bien es una privada SA, recibe aportes del Estado nacional y Vialidad Nacional.

Manifestó que cada asociación tomará su decisión con relación a la deuda y la prestación del servicio. García dijo que legalmente, los bomberos voluntarios sólo tienen la obligación de prestar servicio en las localidades donde están constituidas.

Apuntó que esta situación será expuesta en la Federación Nacional que los representa, para tratar de avanzar en una solución.

Fuente El Liberal