El candidato a presidente por La Libertad Avanza (LLA), Javier Milei, dominó las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) al obtener más del 30% de los votos escrutadas el 87% de las mesas y, de esta manera, superar a Juntos por el Cambio (JxC) y Unión por la Patria (UP) que en la sumatoria de sus postulantes quedaron en segundo y tercer lugar respectivamente con 28,1% y 26,9% respectivamente.

La sorpresiva performance electoral de Milei reconfigura el mapa político de la Argentina de cara a las elecciones generales del 22 de octubre.

El escenario de “tres tercios que se planteaba” que suponía un posterior balotaje entre Juntos por el Cambio y Unión por la Patria ahora quedó completamente bajo discusión.

El caudal de votos obtenidos por La Libertad Avanza la convierte en una fuerza con clara proyección presidencial y dejó a Juntos por el Cambio y a Unión por la Patria bajo la exigencia de mejorar sus performances para alcanzar una eventual segunda vuelta.

Pasadas las 23.40, Milei subió al escenario del búnker ubicado en un hotel del microcentro porteño y exultante proclamó su victoria reiterando su discurso “anticasta”.

Tras el grito “Viva la libertad carajo”, Milei hilvanó un discurso en el que reivindicó sus ideas y apuntó a la dirigencia política de “buenos y malos modales”, sin hacer caso a las palabras de reconocimiento a su performance que previamente le habían ofrecido Patricia Bullrich y Mauricio Macri.

De esta forma, Milei dio el puntapié inicial de la campaña electoral hacia octubre sin dejar margen para el diálogo sino anticipando que profundizará la confrontación.

“No solo hemos sido la fuerza más elegida en términos individuales y pensar que hasta hace dos semanas venían operándonos diciendo que ni siquiera estaríamos terceros, sino que hemos logrado imponernos porque somos la única oposición en serio”, destacó el líder libertario.

Milei insistió en que “una Argentina distinta es imposible con los mismos de siempre”. “Por lo tanto, somos el vehículo idóneo para sepultar al kircherismo y somos los únicos en condiciones de sacar la Argentina adelante”, dijo.

A partir de los resultados obtenidos, Milei recalcó que en caso de repetirse en octubre lograrían ocho senadores y 35 diputados conformando una real fuerza política.

Además, resaltó que 17 de los 24 distritos del país “se pintaron de violeta”.

“Hoy nos hemos puestos de pie para decirle basta al modelo de la decadencia. Hoy dimos el primer paso para la reconstrucción de la Argentina”, subrayó.

El ahora candidato a Presidente aseguró que “estamos frente al fin del modelo basado en esa atrocidad que dice en ‘donde hay una necesidad nace un derecho’ pero se olvida que alguien lo tiene que pagar’ o el de la ‘Justicia Social’ porque no hay nada más injusto que la desigualdad ante la ley”.

A su vez resaltó la importancia de haber logrado “un tercio de los votos” siendo la “única fuerza política que presentó un plan de Gobierno”.

Milei afirmó que: “Si seguimos trabajando con esta pasión y con este profesionalismo y amor por la ideas de la libertad estamos en condiciones de ganarle a la casta en la primera vuelta”.

Durante el discurso que se extendió por espacio de unos 20 minutos, el candidato libertario buscó profundizar las diferencias con las otras agrupaciones políticas y en especial con el kirchnerismo.

En esa línea, destacó que la ahora candidata a gobernadora por la provincia de Buenos Aires, Carolina Píparo, fue “la segunda candidata más votadas en el distrito” y remarcó que “depositamos en ella toda la confianza para ganarle la provincia al kirchnerismo y echar a (Axel) Kicillof”.

Desde las primeras horas de la tarde con la confirmación de una gran elección en todo el país, el búnker de LLA en el microcentro porteño fue tomando calor y color con el correr de las horas, quedando en un segundo plano las denuncias que se realizaron durante la jornada por la falta de boletas y los problemas que se produjeron en la Ciudad de Buenos Aires.

Los gritos de guerra del espacio “la casta tiene miedo”, “viva la libertad, carajo” y “que se vayan todos y no quede ni uno solo” tronaron con fuerza en microcentro porteño, al tiempo que se sumaban seguidores libertarios en las adyacencias al bunker.Las muecas de asombro en la dirigencia eran inocultables a medida que aumentaban las mesas escrutadas y Milei mantenía el caudal de votos inicial.

“Histórico e impensable”, fue la escueta pero directa calificación que le dio al resultado la ahora candidata a vicepresidenta Victoria Villarruel cuando cerca de las 22hs le reclamó al Gobierno que informe los datos que anunciaban el buen resultado para la agrupación.