Un pequeño de apenas 6 años perdió la vida en el acto tras recibir un disparo accidental de un aire comprimido que manipuló su hermano mayor,  de 10 años.

El hecho ocurrió en el interior de un rancho ubicado sobre la ruta 6, propiedad del abuelo de los niños. Según trascendió, los pequeños estaban en la habitación de su familiar, sobre una cama de dos plazas.

En ese momento, el mayor tomó un aire comprimido y apretó el gatillo sin saber que estaba cargado. De inmediato, el menor fue trasladado al hospital zonal de Quimilí, en donde ingresó sin vida.

 

El hecho causó consternación entre sus familiares, debido al trágico desenlace que se dio en minutos, durante la visita a su abuelo. El fiscal de Turno, Dr. Rubén Alfonzo ordenó que el cuerpo del pequeño sea trasladado a la morgue para la correspondiente autopsia.

Fuente El Liberal