El accidente quedó registrado en video y ocurrió lugar este sábado en el parte de atracciones ubicado en Jorge Newbery al 8000. Desde el establecimiento sostuvieron que la secuencia duró solamente cinco minutos, sin embargo, los padres de la víctima aseguran que tardaron alrededor de 20.

En las imágenes, que se viralizaron en los medios de comunicación, se puede escuchar a la madre que trata de llevarle calma a la nena, mientras personal del parque acercaba una escalera para auxiliarla.

«Tengo miedo», gritaba la niña totalmente aterrorizada.

El juego en cuestión es una especie de tirolesa, en donde en uno de los circuitos había que caminar sobre unas maderas ubicadas a más de 10 metros de altura. En el trayecto, la nena perdió el equilibrio y quedó colgada boca abajo de su arnés.

El padre, que estaba con ella durante el juego, relató cómo ocurrió el hecho: «Empezamos a realizar los circuitos en el parque, uno va atado con un arnés todo el tiempo. Efectuamos el primer circuito con mi hija y me comenta que el arnés estaba flojo».

Y agregó: «El comentario lo escucha una de las chicas del predio y nos recomienda que bajemos y que nos iban a ajustar el arnés. Bajamos, nos ajustan el arnés a los dos. Continuamos con el juego. Fuimos al circuito dos, que es más alto. Pero en un momento, mi nena se da cuenta de que el arnés no estaba funcionando, que se le estaba cayendo, que estaba perdiendo el equilibrio. Entra en una especie de crisis. Empieza a llorar. Yo estaba haciendo el circuito con ella, intento tranquilizarla, que si se cae, que para eso está el arnés, que va a quedar suspendida en el aire».

Y seguidamente, añadió: «En un momento, ella ya no aguanta más, se cae del juego y el arnés, al estar mal puesto, se le había bajado de la cintura, estaba abajo de las rodillas. Empieza a caer de cabeza. Yo la veo caer. Pensé lo peor.»

«Tuvimos la suerte de que cuando cae queda enganchada de la zapatilla. Cuando veo eso me abalanzo, me tiro corriendo, se me ocurrió entrelazar con mis piernas las piernas de ella, porque no llegaba con las manos. No había rescatistas, no había bomberos, no había ambulancias, no había una red de contención. Después de 20 minutos, trajeron una escalera. Ella cayó en la espalda de una de las chicas«.

Sin embargo, desde el parque aseguran que se respetaron todos los protocolos y que no se trató de un accidente. «Fue un rescate», señaló Carlos Pilaftsidis, director general del establecimiento.