El Presidente de la Asociación de Clínicas y Sanatorios de Santiago del Estero (Aclise)y de la Cámara Argentina de Empresas de Salud (Caes), CP Aldo Yunes, manifestó a EL LIBERAL su incertidumbre ante la suba constante en los precios en los principales medicamentos y descartables que, en promedio, superan la inflación registrada del 94,8% en 2022 a la par que alertó que «muchas obras sociales se quedarán sin la atención de sus afiliados por la falta de actualización de los aranceles» que abonan a las clínicas y sanatorios.

En el contexto actual de alta inflación, el alza de los medicamentos sanatoriales junto a la falta de recomposición de los aranceles con las obras sociales y prepagas, motivó que desde las clínicas advirtieran que «no podremos garantizar la atención al haberse modificado sustancialmente las condiciones originales de nuestros convenios».

En cuanto al primero de los problemas que impacta en los presupuestos de las clínicas y sanatorios, Yunes señaló que «desde el mes de enero del 2022 hemos experimentado aumentos que van hasta un 268 %, como en el caso de los Abbocath (*) que pasaron de costar $ 69 por unidad a $ 255 actualmente»

Según informaron, estos insumos ya han igualado o superaron la masa salarial, que hasta hace poco tiempo se llevaban la mayor parte de la distribución de los costos de los centros de salud privados.

Un relevamiento realizado por el Observatorio de Costos de la Unión Argentina de Salud (UAS) detectó incrementos de hasta el 50 % en los insumos médicos utilizados en internaciones durante el segundo cuatrimestre del 2022, duplicando a la inflación general que en ese período alcanzó el 24,8 %.

«Queremos que las autoridades sanitarias y la sociedad en su conjunto conozcan la imposibilidad fáctica que tienen las Clínicas y Sanatorios de resolver esta problemática, Sin estos insumos no se puede realizar una prestación médica con las debidas condiciones de seguridad para proteger tanto al paciente como a nuestro personal» indicó.

En este sentido aseveró “Lamentablemente el persistente proceso inflacionario que vive el país desde hace varios años ha profundizado la crisis de la salud privada. En el corto plazo, no se podrá garantizar el funcionamiento sin una ayuda financiera inmediata”.

Yunes señaló que “en el delicado contexto que atravesamos, Aclise ha planteado a todas las Obras Sociales y Empresas de Medicina Prepaga nuevos mecanismos para la recomposición de valores para la atención de sus afiliados. Lamentablemente en caso de no obtener respuestas, no podremos garantizar la atención al haberse modificado sustancialmente las condiciones originales de nuestros convenios”.

Puntualizó en este sentido que “muchas obras sociales van a quedarse sin atención de sus afiliados por la falta de actualización de sus aranceles”.

No obstante, “ante los últimos vencimientos muchas obras sociales nos dicen no poder alcanzar los aranceles para cubrir sus prestaciones”.

Por esta situación, “se les da un plazo de 10 días y si no se llega a un acuerdo se suspende el crédito sanatorial. Es decir, el afiliado va a tener que pagar de su bolsillo y luego pedir factura para el reintegro en la obra social” a la par que señaló que ese plazo a las obras sociales vence el 10 de febrero.
Fuente El Liberal