Mientras el paradero de Luis Villalba sigue siendo una incógnita, personal de la Departamental 6 procedió a detener a un hombre que tenía en su poder su teléfono celular y que no pudo justificar de dónde lo había conseguido.

Con orden del fiscal Emanuel Sabater, se procedió al allanamiento de una vivienda del barrio Herrera El Alto, en donde reside «El Tucumano», justamente la persona con la que Villalba fue visto por última vez.

En el lugar se encontraron dos teléfonos celulares, uno de los cuales pertenecía a Villalba. El aparato será peritado en busca de información para tratar de ubicar al vecino residente en Las Tinajas.

Fuente El Liberal