Un violento episodio se registró en la noche de este jueves en Córdoba, luego de que una comitiva policial detuviera a un ladrón de celulares en barrio General Bustos, al noreste de la Capital.

En la intersección de pasaje Chipitín y calle Juan Capistrano Tissera, el delincuente fue apresado luego de apoderarse de un teléfono mediante la modalidad de arrebato a una persona que circulaba en cercanías de ese lugar.

Mientras estaba detenido y se llevaba a cabo el procedimiento, vecinos del sector arrojaron piedras y otros elementos contundentes hacia las unidades móviles y el personal actuante, con el fin de entorpecer el accionar policial.

Como consecuencia de ello, dos móviles resultaron dañados en las lunetas y cristales, mientras que cuatro efectivos sufrieron lesiones de distinta consideración, por lo que fueron derivados a un centro médico.

Uno de los policías tiene hundimiento de cráneo, por lo que deberá ser sometido a una intervención quirúrgica.