El Ministerio de Salud informó en la última semana 3323 nuevos casos activos de coronavirus (COVID -19) en la Argentina, un 51% más respecto al período anterior, escenario que para los especialistas configura el inicio de una ola de contagios que podría, incluso, reflotar el regreso del barbijo en las zonas rojas.

El cuadro epidemiólogo suma un total de 28 jornadas consecutivas de alzas, con la Ciudad de Buenos Aires como epicentro, tendencia impulsada por las subvariantes de Ómicron, según detalló a Télam el virólogo molecular e integrante del Proyecto Argentino Interinstitucional de Genómica de SARS-CoV-2 (PAIS), Humberto Debat.

En vísperas del inicio oficial de la temporada de verano 2023 y con los antecedentes recientes de China (con tasas récord de infección), en la región sudamericana Chile ya siente los estragos del «perro del infierno» y «pesadilla», mientras que Brasil volvió a imponer el uso obligatorio de los protectores en aeropuertos y Perú emitió una alerta sanitaria.

«Venimos diciendo que el barbijo habría que seguir usándolo en determinada situación, como en el transporte público, en los lugares donde hay una gran cantidad de gente con poca aireación y en reuniones donde los ambientes están más cerrados», señaló a El Cronista el infectólogo y asesor del Gobierno en la pandemia, Eduardo López.

Para el sanitarista, la curva creciente actual de contagios de COVID 19 en la Argentina responde también a la «baja cantidad de vacunas de refuerzo» administrada. Según datos que se desprenden del Monitor Público de Vacunación, de los 41.049.293 esquemas iniciados hace dos años atrás, sólo 6.261.537 complementaron con un segundo refuerzo.

«Casi el 50% de la gente tiene sólo dos dosis y no va del 25% con una cuarta. Es decir, tanto del primero como el segundo refuerzo, que son fundamentales para los sublinajes que están circulando hoy en la Argentina, no están completos», insistió López.

Al ahondar en los números difundidos por la cartera nacional, 475 fueron los positivos diarios promedio de la última semana. Sin embargo, y a diferencia de los que ocurrió meses atrás, los fallecidos y pacientes en terapia aún permanecen estables, con un «muy leve crecimiento», de acuerdo al análisis de evolución que realiza el senador por Corrientes Martín Barrionuevo.

«Tal como está sucediendo en otros lugares del mundo, hay un rebrote de casos de COVID en la Argentina y la gente que se está vacunando con las dosis de refuerzo es muy baja», repasó el legislador provincial.

COVID EN LA ARGENTINA: CUÁNDO SE DARÁ EL NUEVO PICO DE CONTAGIOS y cuántas vacunas se necesitan para evitar una ola mayor
El médico clínico Luis Cámera proyectó en diálogo con El Cronista que para enero o febrero de 2023 «va a ser necesario» afianzar los esquemas de protección anti-COVID 19 en la Argentina con una quinta dosis, ritmo que luego se continuará con una sola aplicación anual.

«Van a haber estos brotes de idas y venidas a lo largo del tiempo. Si también creo que será superable pero lo que no podemos dejar de ver, como una especie de talón de Aquiles, es la baja vacunación de refuerzo en la población joven. Es desde aquí donde vendrán los contagios», consideró.

Cámera se sumó también al pronóstico de regreso del barbijo como medida preventiva en algunos distritos, aunque enfatizó que al tratarse de subvariantes «extremadamente contagiosas», es «muy difícil» avanzar con otro tipo de restricciones.

«Lo único que es realmente útil es tener, por lo menos, tres dosis de vacunas para los jóvenes, cuatro para los mayores y eventualmente, una quinta», sentenció.