El dengue circula cada vez más rápido y los contagios se multiplican. El lunes de la semana pasada, desde la Sala de Situación Epidemiológica de la Provincia se anunciaron 16 casos; en la tarde de este lunes, la cifra había crecido más del 150%: los enfermos llegaban a 41 y sólo con los confirmados. Además, se calcula que por cada infectado hay decenas más con síntomas similares que no han recibido chequeo médico ni, eventualmente, tratamiento. El panorama es preocupante y así se reconoce oficialmente, aunque sin generar alarma y con la idea de que la situación está bajo control.
Ante el avance del mal en el país, el Ministerio de Salud informó que Tucumán registró su primer caso autóctono de 2024. “Se trata de un paciente sin antecedentes de viaje pero que sí tuvo contacto con un caso importado”, detalló el Ministro de Salud, Luis Medina Ruiz, en una semana en la que se intensificaron los trabajos junto a los municipios del interior tucumano tras conocerse que ya son 41 los positivos detectados en la provincia.
“En general los pacientes tienen domicilio en el Gran San Miguel de Tucumán, pero también tenemos en un sector de Yerba Buena que seguimos de cerca”, indicó el funcionario, para luego detallar que la atención se puso en la zona de San José donde viene una familia que llegó de Chaco ya contagiada. El despliegue territorial de los enfermos figura en el mapa publicado adjunto, distribuido desde la cartera sanitaria y con carácter de documento oficial de seguimiento epidemiológico. En el punteo se ve que el grueso de los casos aparece rodeando la capital y en cabeceras de distrito, lo cual responde a la lógica de que en las ciudades más importantes hay más concentración de personas y de posibles enfermos.
“Al generarse la demora en la consulta, los mosquitos pican a los que están infectados sin saberlo y desgraciadamente difunden la enfermedad, que fue lo que pasó”, aseveró Medina Ruiz, a la vez que remarcó que por ahora tiene todo controlado.