Una presunta banda tucumana que golpeaba con inhibidores de alarma fue apresada ayer en una zona turística de Salta y sobre uno de sus integrantes pesaba una orden búsqueda de Santiago del Estero ya que en el 2022 despojó de miles de pesos a tres automovilistas.

Las redadas fueron perpetradas en las cabañas del Camping Municipal de Campo Quijano por personal de la Dirección General de Investigaciones. Anoche fue confirmada la detención de Franco Nahuel Cardozo, 24, domiciliado en pasaje Lima 2379, barrio Ejército Argentino, provincia de Tucumán.

Cardozo fue interceptado junto con otros amigos. Del simple control de antecedentes, saltó un pedido de captura nacional librado por el juez de Control y Garantía de Las Termas, Silvio Sálice, a pedido del fiscal Emanuel Sabater.

Los golpes en Las Termas

El funcionario tiene a su cargo la investigación de varios robos, según confirmó a Salta la Sección Robo y Hurto del Departamento de Seguridad Ciudadana de Río Hondo: mediante oficio habría informado que Cardozo es buscado intensamente por los legajos acumulados «Ponce Carlos Alberto y otros s/d robo calificado e/perjuicio de Ceresole Hernán Andrés, Clauser Raúl Eduardo y autores desconocidos sobre hurto calificado en perjuicio de Picard Ernesto Alfredo».

Así, a las 8.30 los policías irrumpieron en las cabañas. Golpearon la puerta y apareció Cardozo, conjuntamente con otros individuos de apellidos Ledesma Vega y Suárez

Durante toda la mañana, desde Las Termas coordinó el traslado al menos de Cardozo y el juez Sálice refrendó los oficios necesarios para que el detenido arribe a Las Termas lo más pronto posible y el 18 de septiembre, desde las 8, enfrente una audiencia de conversión.

Marcaciones

Para los investigadores, Cardozo habría recibido ayuda de mano de obra desocupada en Las Termas. Con objetivos marcados, en abril habría violentado la seguridad de tres vehículos y apoderado de miles de pesos en artículos electrónicos, ropa, calzados, bebidas, celulares y otros objetos.

Después, satisfechos con los botines, emprendieron la vuelta hacia el «Jardín de la República».

 Desde el 2022, la Justicia santiagueña intercambiaba informes, también verificaba en las cámaras de seguridad. Así, pudo dar con el rostro de Cardozo y, por decantación, el seguimiento dio frutos en el amanecer de la víspera en Salta.

Inhibidores de alarmas, el flagelo de vehículos nuevos

Ni bien pise suelo termeño, a Cardozo le aguardan audiencia, indagatoria, dedos pintados, un reconocimiento de presos y la casi segura prisión preventiva.

Los investigadores confiaron anoche que el tucumano fue captado por cámaras de seguridad, en especial los días del Motogp 2022, es decir del premio República Argentina, jornadas de robos en 4 x 4 con inhibidores.

Según los expertos, cuando el automovilista cierra el vehículo el inhibidor clona la señal de la alarma, ya sea que este funcione con llave inteligente (no necesitan contacto con la seguridad del coche, ya que al alejarse del vehículo las puertas se cierran) o con comando.

El ladrón acciona el aparato e interrumpe la señal que va del control remoto de la alarma al auto y la clona. El dueño del vehículo se aleja creyendo que lo cerró. En pocos minutos el ladrón ingresa al coche activando el dispositivo: roba, cierra la puerta y huye. Cuando el propietario regresa, encuentra las puertas cerradas como las dejó, pero sin sus pertenencias. Los ladrones suelen situarse a 40 o 50 metros del objetivo marcado. No necesitan cercanía, ya que el dispositivo funciona a distancia. Eso también dificulta la posibilidad de advertir su presencia.