Gran conmoción en la escena de la música folklórica causó la muerte de Martín Paz, exintegrante de Los Manseros Santiagueños e hijo de Onofre Paz, fundador del histórico grupo.

El músico tenía 48 años y falleció este miércoles luego de batallar contra un cáncer que se le detectó en febrero pasado, según informaron fuentes cercanas a este medio. Estaba internado en el Sanatorio Finochietto de la ciudad de Buenos Aires, en la que residía.

“Todo empezó con una enfermedad en el verano con mucha tos tras lo cual se le descubrió un cáncer de riñón con metástasis en el pulmón que se extendió hasta la columna”, reveló a El Liberal Norberto Baccon, mánager del artista.

La noticia tomó por sorpresa al ambiente de la música de raíz. Si bien algunos músicos y personas cercanas sabían que Paz estaba internado en las últimas semanas, su enfermedad no había sido comunicada públicamente y su familia se desenvolvió con gran cuidado para mantener la privacidad en este difícil momento.

La última manifestación pública del artista fue en julio pasado cuando publicó una foto en sus redes sociales en la que se lo puede ver mucho más delgado que en sus anteriores apariciones.

Martín Paz comenzó su camino artístico de muy chico, alrededor de los 13 años. “El amor por el folklore viene desde el vientre de mi vieja, ella escribía canciones. Así que me llega por las dos vertientes”, supo decir el cantante que por supuesto mamó la leyenda de Los Manseros Santiagueños desde adentro.