El MPN perdió en Neuquén tras 60 años de hegemonía y comienza a trazarse el nuevo mapa electoral del año
La derrota del Movimiento Popular Neuquino es un hito en la historia. Rolando Figueroa llegó con una gran alianza antigrieta y recibió las felicitaciones de Macri, Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta, que aludieron al fin de una era

La elección en Neuquén era en la instancia más difícil para los oficialismos que ponían su hegemonía en juego este domingo 16 de abril. El Movimiento Popular Neuquino perdió la gobernación luego de 60 años en el poder. Como había anticipado TN, sucedió un escenario de máxima polarización, donde al final se impuso el candidato retador, Rolando “Rolo” Figueroa. Con estos comicios, comienza a trazarse el nuevo mapa electoral del año.

“Desde Neuquén y Río Negro hemos enviado un mensaje muy importante a todo el país: las grietas hacen mal”, aseguró Figueroa en sus primeras declaraciones a la prensa como gobernador electo. “Para que a los neuquinos nos vaya bien tenemos que dejar las cosas que están bien y cambiar las que están mal”, remarcó. “El que perdió es el oficialismo azul, pero ganamos todos los neuquinos, porque hemos elegido libremente, sin miedo”, agregó.

El mensaje es hacia adentro, pero también para afuera. Lo que viene en la provincia es efectivamente un cambio y no solo de mando. En principio, Figueroa tendrá el desafío de armonizar el heterogéneo frente que armó para ganar la elección y convertirlo en una coalición de gobierno. Para ello, necesitará que algunas de las antagónicas fuerzas que integran su flamante fuerza “Comunidad” se sienten a consensuar una forma de trabajar juntos. Y no será un trabajo sencillo, entre ellas se encuentran el PRO y el Movimiento Evita, solo por nombrar dos antagónicas.

Será interesante ver cómo engrana la voluntad profundamente neuquina de Figueroa con los lazos nacionales que tienen varios de sus socios actuales. En la previa a los comicios no fueron pocos los dirigentes de la gran capital que se acercaron al “llanero solitario”. Varios de ellos hicieron públicas sus felicitaciones en las últimas horas e intentaron traer agua para su molino. Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich saludaron al vencedor e hicieron alusión al fin de una era, aludiendo el fin de otra en octubre.

La victoria también es importante desde lo simbólico y no solo por el fin de una era que representa la derrota del MPN. El oficialismo perdió en una ciudad clave, por lo que implica a nivel estratégico y económico: Añelo, localidad que aloja Vaca Muerta.

 

Alberto Weretilneck se impuso con una amplia ventaja y se quedó con la gobernación de Río Negro

El senador y exmandatario volverá a conducir los destinos de la provincia. El oficialismo se aseguró una victoria por más de 15 puntos de diferencia.

Con poco más del 91% de las mesas escrutadas para definir la elección en Río Negro, el candidato del oficialismo, Alberto Weretilneck se impuso por casi el 42% de los votos. Lo siguió el candidato del PRO, Aníbal Tortoriello, que apenas llega al 24% de los sufragios. Lejos se ubicó la candidata del peronismo, Silvia Horne, con poco más del 11%.

El dato principal es que Weretilneck cerró una alianza con La Cámpora y la UCR que hasta el momento es decisiva, ya que le arrimaron un 9% de los votos, una diferencia que de momento es menor a la proyectada en las encuestas. Con esta jugada, Juntos Somos Río Negro se aseguró la supremacía actual pero también a futuro. Hoy controla la Legislatura con 28 de los 46 diputados provinciales.

Con este resultado, el otro ganador de la jornada es el PRO, que se coloca en un esperado segundo lugar, pero que le permitirá crecer en la Cámara de Diputados local y así consolidarse como la segunda fuerza en la provincia.