Ocurrió en Santiago del Estero. Una mujer policía que estaba haciendo adicionales descubrió al niño alcoholizado. Su madre lo habría mandado con los vecinos para “se divirtiera”.

Tres hombres resultaron detenidos este domingo tras emborrachar a un niño de nueve años en un patio bailable de Quimilí, Santiago del Estero. El episodio se descubrió poco después de las 21, en un lugar donde las personas se reúnen para escuchar y bailar folklore.

Una mujer policía que estaba haciendo adicionales percibió que el menor se tambaleaba al caminar. Al acercarse, la oficial se cruzó con la dueña del local, quien le dijo que tres mayores de edad estaban con él y le proporcionaban bebidas alcohólicas.

Los hombres relataron que no eran familiares directos del niño, sino que uno de ellos era vecino y que su madre se los dio para que “se divirtiera”. El niño tenía un vaso en la mano y tambaleaba al caminar.

Al ser indagado, el menor contó que su propia madre lo mandó “con Héctor”, su vecino, uno de los elementos presentes.

La madre del niño, una mujer de 28 años, llegó hasta el lugar de los hechos y ofreció otra versión. De acuerdo con la mujer, estaba durmiendo la siesta y su hijo se escapó de la casa. Al notar su ausencia, salió a buscarlo.

La fiscal del distrito, Andrea Juárez, decidió que los tres hombres que le dieron alcohol al niño fueran trasladados a la comisaría local, donde quedaron demorados. Tienen 35, 37 y 38 años.