La Escuela de Educación Especial Ua Suhtu celebró sus 36 años de vida institucional con una ceremonia colmada de momentos emotivos y evocaciones a docentes que dejaron una profunda huella en la existencia de esa institución educativa termeña.

Asistieron autoridades políticas, encabezadas por el intendente Jorge Mukdise. Pero lo más significativo estuvo signado por las evocaciones a docentes retiradas y un homenaje realizado en una sala de ingreso.

Cristina Croigverg, la actual directora explicó que «quisimos plasmar esta parte de la historia en esta sala de espera,  la sala de ingreso a la escuela donde los papás vienen de visita.

Lo plasmamos acá  en esta parte de la escuela con un árbol de la vida donde están la primera la fundadora, la primeras directoras, las primeras psicólogas y también hicimos una línea de tiempo donde expresa desde el año 87 cuando se inicia la escuela, que pasa a ser de jurisdicción municipal, todo el camino recorrido hasta la actualidad. Entonces la persona que venga a la escuela a visitarnos va a poder ver esta historia que forma parte de nuestra vida», puntualizó.

La psicóloga Gabriel Ise formó parte de la institución durante muchos años y fue una de las homenajeadas. «Estoy orgullosa de ser parte, de hoy estar acá y de poder compartir estos momentos gratificantes que son el poder vivir el desarrollo el crecimiento de la escuela. Hoy ha crecido y hoy ha dado su frutos.

«Se nota se nota el cariño el empeño la dedicación orgullosa estoy de haber pertenecido a este lugar», dijo en otro párrafo al programa Magazine Total.

Recordó que «en esta escuela dejamos raíces, digamos los comienzos de muchas cosas y la creatividad también que uno tuvo para ir dando respuesta a las necesidades que tenía la población de entonces. Uno se reinventaba todo el tiempo en la profesión y bueno esto hizo que uno se vincule de una manera diferente».

LA HISTORIA DE LA ESCUELA ESPECIAL

En la historia de la institución la docente Liliana Vagliati jugó un rol preponderante. Ella fue una de las inicIadoras de la escuela especial en años donde conceptos como integración o inclusión no estaban en el vocabulario ni en la consideración de la sociedad.

«Estoy feliz por ver como va creciendo.  Es la felicidad es la de una madre que ve crecer bien a  sus hijos. Orgullosa y feliz por el personal, por ver como trabajan», dijo en Magazine visiblemente conmovida.

«Nunca me imaginé que llegue a ser lo que es ahora la escuela . Empezó con algo tan chiquito. Con la fonoaudiologa Adriana Jiménez vimos la necesidad que había aquí. Había muchos chicos que no estaban yendo a ninguna escuela por problemas de discapacidad. En esa época  no había integración y quedaban afuera del sistema educativo. Las hermanas Doroteas en su momento nos ofrecieron el espacio físico  de lo que ahora  el Jardín Rayito de Sol. Así fue también en ese momento se instrumentó la figura de los socios adherentes para que a los padres no les cueste porque algo privado no iban a poder pagar o solventar los gastos. Los socios eran comerciantes del medio que todos los meses aportaban una cuota como contribución para que funcione la escuela. 

Un día hablando con el doctor Abdala Mukdise, que era concejal en ese momento nos dice  que iba a presentar un proyecto en el Concejo Deliberante para que la Municipalidad se haga cargo de la escuela  y al poquito tiempo, en cuestión de meses lo había logrado . También él ha hecho posible que la escuela sea municipal y de esa manera crezca más rápido .

El crecimiento de la institución se ve reflejado de diferentes maneras y una de ellas es en la valoración misma de la función de las docentes especiales. Quien tuvo mucho que ver con estos logros fue Natividad Salas.

«La emoción que significa el amor que se vive aqui. Hay que  tener una entrega en la dedicación en el esfuerzo, con hacer brillar lo que muchos tapan , hacer  brillar lo que está oculto en la sociedad y que no es lo más  visible», describió sobre el aniversario de la institución.

«Desde hace mucho años que tenemos Ley de Educación . Hay una mirada distinta, La educación especial es considerada como una  pata indispensable .

Cuando  hablamos de sistemas educativos incluidos significa darle a cada uno lo que le corresponde. Ese niño,  esa persona especial merece también estar en un sistema educativo «, manifestó. 

«Hemos luchado muchísimo para eso. A mi me tocó otra  etapa, la de normalizar el sistema porque no lo teníamos . Éramos empleadas administrativas , Hemos plantado bandera para tener nuestro lugar de reconocimiento. Planteamos ese reconocimiento por parte del estado . Nos ha costado muchísimo a la docencia municipal.  Hoy hay Junta de Calificación , salarios igual que cualquier otro docente. Eso  se logró con empeño, trabajo, amor y dedicación, como con los chicos . El sistema educativo fue normalizado. Esperemos que las cosas se encaminen como debe ser para seguir brindando este compromiso que tienen las docentes», dijo finalmente.