Un escándalo ocurrió este martes en la Comisión de Juicio Político de la Cámara de Diputados cuando la sesión se dio por terminada rápidamente con el telón de fondo de la revelación de un nuevo caso de espionaje ilegal que involucra a un diputado oficialista y miembro de dicha comisión.

La presidente de la Comisión, la oficialista Carolina Gaillard, levantó la sesión 2 minutos después de haberla iniciado con el argumento de que se había convocado a solo fin de recibir los descargos de los jueces de la Corte Suprema Ricardo Lorenzetti y Juan Carlos Maqueda.

Como ninguno de los 2 se hizo presente o envió escritos, Gaillard dio por concluida la sesión, lo que disparó el reclamo opositor que habría pretendido utilizarla para exponer la presunta vinculación del diputado Rodolfo Tailhade con maniobras de espionaje ilegal.