Un adolescente aprovechó la solidaridad de la dueña de una panadería y cuando notó que se descuidó le robó $17.000 que había en la caja registradora del comercio, ubicado en el barrio Villa Nueva de Las Termas.

El hecho sucedió alrededor de las 10 de la mañana de ayer, cuando el adolescente (16) entró al comercio ubicado sobre pasaje Stromen casi 9 de Julio, propiedad de Marcela Juárez (40), quien en ese momento se encontraba atendiendo clientes.

Mientras Juárez vendía, el acusado —conocido como «Grillo»— se acercó a un mostrador y le pidió «una ayuda», aclarándole que quería «algo» porque no tenía para comer.

Allí la mujer le dio una bolsa con pan y unas facturas. Luego de recibir la colaboración el menor caminó unos pasos en dirección a la puerta, pero no se retiró.

Según contó la víctima en un momento notó que el adolescente salió corriendo del sector donde tiene la caja registradora por lo que se acercó para ver si faltaba algo.

Allí descubrió que el menor se había robado aproximadamente 17 mil pesos, la mayoría de ellos en billetes de mil. Ante esta situación la mujer salió a la calle a solicitar ayuda. En ese momento pasaba personal policial, a quienes les indicó lo sucedido.

Los uniformados inmediatamente salieron tras los pasos del acusado que fue interceptado en la equina de Maipú y Sargento Cabral cuando ingresó a una casa, para evitar ser atrapado por los uniformados.

La dueña del inmueble al saber lo que estaba sucediendo permitió el ingreso a los efectivos que atraparon al menor en el interior de un baño en construcción. Una vez reducido le secuestraron 6.000 que tenía escondidos en la zapatilla.

Allí contó que el resto del botín se lo había entregado a otro sujeto que también fue trasladado a la Comisaría más tarde.

Fuente El Liberal