«Está bien. Si vos quieres, así va a ser», bramó tajante ayer un individuo, ciego de furia y celos. Apuntó y abrió fuego a la cabeza de su pareja y falló de milagro. Huyó en su motocicleta y cinco cuadras más adelante se descerrajó un tiro en la sien izquierda y pereció en el acto.

El sangriento incidente fue protagonizado por Néstor Roberto Saraco, de 46 años, con domicilio en calle Pública S/N del Bº General Paz, quien desde el lunes presionaba a su ex pareja, María Belén Farías Chávez, de 32 años, para que retomara la relación.

Separados hace dos meses, con dos hijos, Saraco se habría presentado el lunes en casa de Farías Chávez, con la excusa de llevarla a su trabajo «porque no puedes andar sola», según le habría manifestado, precisó la mujer en su versión.

Regreso y fuera de sí

De nuevo, ayer a la madrugada (5.30) arribó en su motocicleta mientras la mujer se encontraba con su hermana y su cuñado en la casa. El encuentro no habría sido en buenos términos, ya que Saraco habría bramado de ira y hasta enrostrado deslealtad a su ex y a su cuñado.

Como primó la violencia, las tres personas expulsaron de la casa a Saraco. Antes de las 6 de la madrugada, Farías Chávez acudió a la Comisaría Nº 59 del Bº Belén y lo denunció por amenazas.

Alertado, el fiscal de Género, Diego Cortez, habría dispuesto restricciones e impedimento de contacto al sujeto. Pese a la perimetral, de nuevo habría regresado (en moto) al barrio y a las 7.40 volvió a interceptarla en la vía pública (calle 203 y 3º pasaje). Esta vez habría intentado abrazarla, pero ella sentía mucho miedo y no le permitió acercársele. Fueron contados segundos en que Saraco le mostró un revólver, que llevaba en la cintura, y le dejó en claro: «Si quieres, va a ser así», es decir le estaba diciendo que recurriría a la violencia sin dudarlo.

Al instante habría abierto fuego, pero los reflejos de la mujer fueron inmediatos. Nadie sabe cómo, pero logró desviarle la mano y con ello el disparo no dio en el blanco. Aterrada, la víctima corrió hacia un vecino, mientras escuchaba varios disparos a sus espaldas.

Triste final

Delatado ante varios vecinos, Saraco ascendió a su moto y aceleró. Al llegar al 4to pasaje y avenida del Libertador se detuvo. Se habría apoyado el arma en la sien izquierda, abrió fuego y pereció en el acto.

En los primeros minutos post desenlace, el desconcierto fue general. Algunos especulaban que murió porque había derrapado. Una autopsia a cargo de expertos del Poder Judicial habría determinado que se trató de un suicidio. Trabajaron en el lugar los fiscales de turno, Sebastián Robles, y Érika Leguizamón. Los funcionarios comandaron el procedimiento y coordinaron el cúmulo de pericias.

Era muy violento y ello fue minando la convivencia

«Mira como estoy. Vos estás con alguien. ¿Por qué me haces así? Quiero hablar con vos», le habría dicho ayer Saraco a su ex pareja, según lo revelado por la víctima ante los policías. La mujer habría ahondado que ella se decidió a terminar con la relación porque él era muy violento.

La damnificada añadió que por años Saraco fue minando el vínculo que los unía por los celos y constantes agresiones físicas, al punto tal que se tornó imposible la convivencia, tanto para ella como para los dos hijos que tenían en común.

Visiblemente desolada, Farías Chávez era asistida y contenida anoche por profesionales en psicología, tras confirmarse la trágica muerte de Saraco en la vía pública. Segundos antes, ella se había salvado de ser baleada por un milagro.

Las actuaciones señalan que la causa será archivada

El fiscal Sebastián Robles trabajaba anoche interiorizándose sobre las conclusiones de autopsia, testimoniales, y con los secuestros del arma de fuego, celulares, motocicleta y otros objetos, clave para la causa.

En principio, prevalecía la hipótesis del suicidio, pero igual el funcionario encomendó a los expertos de la policía la concreción de diversos procedimientos, más allá de las pruebas científicas propiamente dichas.

Al cierre de esta edición, Robles se aprestaba a dar luz verde a la entrega del cuerpo a sus familiares, a fin de que le tributen hoy el último adiós.

En esta jornada, el funcionario recibiría el informe oficial de la autopsia. Penalmente, las actuaciones van derecho a ser archivadas, tanto en la agresión a Farías Chávez, como en la muerte de Saraco por él mismo impulsada.

Fuente El Liberal