En las últimas semanas, en la provincia se detectó un importante incremento de casos de gastroenteritis entre la comunidad infantil.

Dolores estomacales, vómitos, diarrea y malestar general obligaron a muchos padres a concurrir a la consulta médica pediátrica para conocer el origen de la sintomatología.

Por ello, los consultorios privados y centros asistenciales públicos se vieron colmados de chicos con este problema.

Ante esta situación, los especialistas sostienen la importancia de evitar comidas pesadas y alimentos comprados en la calle, ya que la ingesta de los mismos podrían ser el mayor desencadenante de los cuadros, que si bien podrían considerarse comunes, sorprende la cantidad de pacientes registrados en los últimos días.

En diálogo con EL LIBERAL, el Dr. Ángel Muratore, médico pediatra advirtió sobre la situación y pidió extremar los cuidados en la alimentación de los infantes.

“Los últimos días, los consultorios pediátricos se vieron invadidos por niños que cursan cuadros gastrointestinales, superando incluso, en pleno invierno, a las enfermedades respiratorias. La gastroenteriti se presenta con malestar general, fiebre, vómitos, intensos cólicos y diarrea”.

“Las deposiciones son frecuentes, abundantes y líquidas, en algunos casos con cambios en la coloración o incluso estrías de sangre en los cuadros más severos”, advirtió Muratore.

Complicaciones

Las complicaciones podrían llegar pronto si los casos no son atendidos a tiempo. Por ello, además de la atención de los padres, resulta necesaria la revisación de los médicos y los tratamientos oportunos.

“Las deposiciones blandas y abundantes más los vómitos pueden conducir a graves cuadros de deshidratación si no se consulta con urgencia al médico y se inicia un pronto tratamiento de rehidratación”, ahondó el especialista.

RECOMENDACIONES BÁSICAS

Qué deben consumir los chicos para aliviarse

Hay formar de aliviar el malestar y contribuir para que el niño sane. “La dieta astringente e hipofermentativa, con el consumo de arroz, polenta con queso, sopa de arroz o vitina, fideos cabello de ángel, bifes de carne de vaca bien desgrasados, pollo sin piel, galletas de agua, tostadas, té negro, gelatinas, es ideal para contribuir al bienestar de los niños en estos casos. Además hay que incluir una buena hidratación, con agua mineral o de buena fuente; o sales de rehidratación. Esto es la base de un buen tratamiento”, expresó el Dr. Ángel Muratore. Asimismo, el profesional remarcó que se deben evitar las frituras, los fiambres, condimentos, golosinas, gaseosas, jugos artificiales y los chocolates. Su ingesta podría generar la gravedad de los cuadros.

“La etiología del actual brote aún es desconocida”

Muratore sostuvo que “la etiología del actual brote aún es desconocida. Más del 80 % de los coprocultivos solicitados son negativos para bacterias enteropatógenas, por lo que se supone un origen viral en la mayoría de los casos”. Consejos Por todo ello, el especialista resaltó: “La higiene de las manos, sobre todo al comer o preparar alimentos, y el consumo de agua potable segura son medidas preventivas muy importantes. Hay que vigilar a los niños pequeños para que no introduzcan sus manos u objetos (juguetes) a sus bocas, pues existe la posibilidad de llevar con ellos gérmenes infectantes. La lactancia materna es fundamental para mantener a los bebés pequeños hidratados”.