La emoción se percibe en cada rincón de la Argentina, y la Plaza de Mayo no es la excepción. Sin certezas sobre el recorrido exacto que haría el plantel campeón mundial, los hinchas del fútbol se aglomeraron en las inmediaciones de la plaza con banderas, espuma y repitiendo una y otra vez el alegórico canto que recuerda a Maradona «desde el cielo» velando por el capitán Lionel Messi.

Durante el mediodía las personas ubicadas en Plaza de Mayo se trasladaron a Puerto Madero y a 9 de Julio y Corrientes debido a la falta de información exacta sobre el recorrido que haría el micro descapotable que transporta al plantel campeón.

Hasta la publicación de Twitter del titular de la AFA, Claudio Tapia, las posibles rutas eran múltiples. En todas, argentinos poblaron las calles a la espera de protagonizar sus segundos de gloria junto al colectivo más esperado.

Plaza de Mayo permanece vallada mientras el presidente Alberto Fernández gestiona -sin éxito al momento- desde la quinta de Olivos la foto tan ansiada para cualquier administración. Y es que la negativa de cada uno de los jugadores dirigidos por Lionel Scaloni parece ser firme, aunque desde el Gobierno harán hasta lo imposible, incluso en el último minuto.