En horas previas al Día del Maestro la Escuela N° 827 “Gerásimo Osorio” (ubicada sobre Juan Felipe Ibarra) tuvo una celebración especial y emotiva. Dos personas, que, en diferentes roles en esa escuela, cumplieron una fecunda labor en los últimos años, tuvieron un merecido reconocimiento por su jubileo.

El director Héctor Paz y la ordenanza Ramona Lescano formaron parte del paisaje natural de la escuela. El correr de años y vivencias los hicieron muy queridos por toda la comunidad educativa, particularmente por los alumnos.

Misión cumplida decían las letras colocadas en el decorado. La satisfacción de recoger lo que se siembra forma parte del saldo positivo de la tarea escolar.

La presencia de familiares de los homenajeados hizo que el momento de los reconocimientos fuera más visceral. Lágrimas y abrazos se sumaron a la evocación de los logros obtenidos durante tantos años de recorrido.

Héctor Paz destacó la mancomunión del grupo del establecimiento. “Siempre se ha trabajado así en conjunto, en compañerismo”, dijo.

Doña Ramona, flanqueada por hijos y nietos recordó sus 30 años de labor como ordenanza. Hubo otros tiempos, hace muchos años atrás, que cocinaba con leña para los chicos, luego llegó la cocina a gas y eso alivió un poco la labor cotidiana.

Los reconocimientos también tuvieron como protagonistas a otras docentes que recibieron menciones por 25 años de servicio. La labor del docente que deja huellas.

La docente a cargo de la dirección, Silvia Antezana, dijo que la escuela cuenta con 160 niños aproximadamente entre nivel inicial y nivel primario. El establecimiento acaba de cumplir 112 años de vida. Originariamente funcionaba en Isla de los Castillo con los años fue teniendo sucesivos traslados hasta su actual enclave.

Merece un párrafo aparte un concepto que rescató de la docente. La pandemia no solo ha sido una catástrofe sanitaria a nivel global. A nivel educativo los docentes del mundo tienen el desafío de adecuar los contenidos para que los alumnos puedan, en la medida de lo posible, recuperar parte del tiempo perdido