La implementación busca mejorar la seguridad del manejo de este tipo de combustible. Cuál es la principal diferencia con la válvula reglamentaria anterior y cuánto cuesta para los conductores realizar el cambio.

Este jueves 23 de marzo, comenzó a regir la nueva norma dispuesta por el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) en octubre del 2022, que exige a los vehículos que funcionen con GNC llevar una válvula de seguridad extra a la vigente anteriormente.

Quienes deban realizar la “prueba hidráulica obligatoria” tendrán que reemplazar la válvula del tubo por una nueva pieza denominada “válvula de bloqueo de cilindro operada eléctricamente”.

En principio, la normativa rige únicamente para usuarios que desde esta fecha en adelante deban volver a realizar la prueba hidráulica de los cilindros de carga de gas. No aplica para quienes deban realizar la revisión de renovación anual de dicha prueba.

De qué se trata la válvula de seguridad nueva
Según Marcelo Zanoni, presidente de la Cámara de GNC del Interior del país, no hay un cambio sustancial en este elemento. “La válvula es exactamente igual a la anterior”, definió.

Además, explicó que la válvula reglamentaria anterior tenía como riesgo límite unos 250 grados, y la que se anexó ahora soporta hasta 100 grados, cuando en realidad el cilindro se pone en riesgo a partir de los 350 grados de temperatura.

Puntualmente, lo que se agrega a la válvula es un canal de venteo que es contenido por un tapón. Su funcionamiento se da de la siguiente manera: en los casos en los que el tubo de gas eleva su temperatura a los 100 grados, ese tapón se derrite y lo ventea automáticamente.

Zanoni destaca que el mecanismo de seguridad del tapón se dilata por temperatura, al tratarse de un material derretible, y no funciona de manera electrónica.

“Si bien es un dispositivo de seguridad extra, es inconsistente el cambio dado que esta válvula en países del Mercosur tiene 12 años de vigencia y recién se pone de relieve ahora. Inclusive en autos que se les hizo la instalación en noviembre tienen aún la anterior”, resaltó.

El ente oficial, en tanto, sostiene que con el cambio se mejorarán las condiciones de seguridad en eventuales episodios que involucren un fuego localizado o generalizado, ya que “se activarían de forma más rápida y eficaz los sistemas de seguridad por alivio de presión instalados, en términos de tiempo de respuesta y caudal de alivio”.

Cuánto cuesta atender la nueva normativa
El cambio impacta directamente en los talleristas, que deben resolver cuestiones de stock de la válvula, y en los consumidores, que deben hacerse cargo de los costos.

Actualmente, el cambio de válvula tiene un precio de 30 mil a 35 mil pesos, aunque puede tener una variación de provincia a provincia, y puede durar por lo menos cinco años. Por otro lado, el usuario debe pagar la prueba hidráulica, que también dura cinco años, pero debe ser renovada anualmente. En la renovación anual, se realiza un control técnico y pruebas para corroborar la eficiencia del tubo y garantizar el correcto uso. Ese trámite tiene por finalidad conseguir la “oblea” que indica que funciona correctamente. Sin ese requisito, el personal de estaciones de servicio no realiza la carga de GNC.